errantes en gris

para los que no están perdidos

Desde el anonimato, Walker.

[..¿Ya? ¿Ya? ¿Ya me toca? Qué nervios.]

¡Hola, lectores de errantes en gris!

Permitidme que me presente, mi nombre es Walker y soy el becario de errantes en gris, no tengo aun nivel para autodenominarme colaborador. Eso lo decidirá el tiempo. Además llevar cafés no está tan mal. ¿Bonka o Saimaza? Se aprende mucho.

Ante todo agradecer a mis compañeros Caminante y Pathfinder la confianza depositada en mí para este proyecto (¡espero estar a vuestra altura, chicos!). A los lectores deciros que tengo en mente nuevas ideas para el blog, añadir contenidos musicales e incluso un reproductor, hacer reseñas de libros que lo merezcan, escribir entradas que, aun manteniendo el carácter científico del blog, me permitan filosofar y divagar acerca de ello. ¡Que no todo son números en la ciencia! También quedo abierto a vuestras sugerencias.

Pathfinder se preguntaba en su primera entrada cómo era posible presentarse guardando el anonimato y acabó escribiendo sobre la identidad. Pues bien, al hilo de su presentación, a mi me apetece escribir en mi presentación sobre cómo mantener el anonimato en internet.

Gafas negras para ocultarme

Es imposible mantener el anonimato en internet. Punto. No es posible navegar por la red y no dejar un rastro que lleve directamente a nosotros. Dejaré claro que hablo de anonimato como la ocultación de nuestra persona, no de nuestra identidad aunque en internet ambos conceptos se puedan solapar en ocasiones.

El asunto se puede plantear desde diferentes puntos de vista y, por ello, llegar a distintas conclusiones. De entrada, hay que dividir en dos subconjuntos a los navegantes: los que están verdaderamente preocupados por su anonimato y los que no se interesan en absoluto. Los primeros no solo no facilitan ningún tipo de dato personal real sino que llegan a usar anonimizadores y/o servidores silenciosos para evitar ser rastreados (¡Error! Si quieren y saben cómo pueden rastrearte), los últimos, bien por despreocupación, bien por desconocimiento, no se molestan en intentar borrar sus pasos. Estos últimos individuos me dan que pensar, ¿esa conducta en internet es el reflejo de su personalidad en la vida real o viene dado por la sociedad en la que vivimos, donde nos hemos acostumbrado a poner nuestra vida privada de cara a todo aquel que esté dispuesto a buscar? Pero eso nos saca del tema. Quizás para otra entrada.

La privacidad bien entendida es el derecho del individuo a mantener en secreto sus datos personales, a darlos, rectificarlos y eliminarlos. Ahora bien, ¿qué podemos esperar de internet respecto a la privacidad y, por correlación, al anonimato? Lo más importante es tener claro que no hay ninguna actividad cibernética que garantice absoluta privacidad. He aquí algunos casos donde, sin ser consciente de ello, podemos estar facilitando información:

  • Foros: Cualquiera puede capturar y almacenar todo lo que has dicho, así como hacerse con tu nombre, tu mail y hasta información de tu proveedor de internet.
  • Foros privados: Habitualmente entendidos como actividades semi-privadas. Únicamente los usuarios registrados pueden entrar pero ello no quiere decir que los administradores no puedan dar a conocer públicamente los datos que poseen.
  • Registro de un sitio: Estos registros son información pública. Cualquier persona puede saber quién es el dueño de una página utilizando un servicio como www.checkdomain.com
  • Listas de distribución: Tienen como destinatario a un grupo de suscriptores, los cuales pueden facilitar información a otros suscritos sin darse cuenta.
  • Directorios de suscriptores: Si, la información que poseen pueden darla a conocer. Al menos, nos dan la opción de ocultarla.

Incluso las compañías que ofrecen servicios de internet cuentan con acceso a nuestros correos privados. No estoy muy puesto en el asunto de leyes acerca del tema en cuestión pero creo que el matiz aquí es que pueden violar nuestro derecho a la intimidad sin que nosotros nos enteremos.

No olvidemos que también los propios proveedores de internet y los operadores de sitios tienen la capacidad de recopilar información de las cookies de nuestro ordenador, que almacenan datos para posteriormente ofrecernos servicios acordes con nuestros intereses, web bug o bichos cibernéticos, los cuales “mejorando” el sitio permiten que seamos monitorizados por terceras personas, los navegadores, que de manera habitual recopilan información de la forma de navegación para futuras mejoras de su producto, el monitoreo en el trabajo, donde podemos soltar muchísima información a gente cercana y un largo etcétera. Además, el acceso de las autoridades y las políticas de privacidad son cosas que los navegantes, en general, suelen olvidar y desconocer.

No me quiero extender mucho más en mi primera entrada así que para terminar os dejo unos consejos para cubrirnos un poco las espaldas mientras navegamos:

  • Tus cuentas están tan protegidas como fuerte sea tu contraseña. El uso de mayúsculas, minúsculas, signos y números así como el cambio frecuente de contraseña y la no utilización de la misma contraseña para diferentes sitios son cosas que, a pesar de su pesadez, mantienen nuestras cuentas a salvo de intrusos.
  • Consulta las políticas de privacidad del proveedor de Internet que utilices.
  • Ajusta las cookies, aceptando y rechazando el almacenamiento de información por sitio.
  • Y fundamentalmente, suponte siempre que la comunicación en internet nunca es privada.

Realmente no hace falta saber todo esto para mantenernos ocultos, la lógica y una correcta utilización de los servicios son suficientes para que pasemos inadvertidos, que es, desde mi punto de visto, la mejor manera de mantenernos ocultos.

¡Menudo tocho que me ha quedado! Prometería no volver a hacerlo pero no puedo..

¡Hasta la próxima!

Anuncios

10 marzo 2010 - Posted by | Internet, Sobre eeg

3 comentarios »

  1. ¡¡Bienvenido Walker!!

    Esperamos que te sientas a gusto aquí y contar contigo mucho tiempo.

    Comentario por Caminante | 11 marzo 2010 | Responder

  2. ¡Gracias! Yo también lo espero.

    Comentario por Walker | 11 marzo 2010 | Responder

  3. ¡Bienvenido compañero!

    Un placer tenerte aquí. Eres la pata que faltaba para completar el trípode.

    Comentario por Pathfinder | 11 marzo 2010 | Responder


¡Deja un comentario y comparte tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s