errantes en gris

para los que no están perdidos

Eppur si muove

Eppur si muove

Eppur si muove. Y sin embargo se mueve. Es la frase que, según la tradición, Galileo Galilei pronunció entre dientes tras retractarse de su teoría heliocéntrica ante un tribunal de la Santa Inquisición.

Galileo sostenía una teoría según la cual los planetas (incluyendo la Tierra) giraban alrededor del Sol, en vez de la visión geocéntrica que mantenía que todos los astros giraban en torno a la Tierra. La teoría heliocéntrica, que en realidad había sido desarrollada por Copérnico en 1543 (aunque enunciada por primera vez por Aristarco de Samos más de 1000 años antes), contradecía los postulados clásicos de Ptolomeo y Aristóteles que eran defendidos por la Iglesia ya que según ellos el Hombre ocuparía la posición central en el Universo.

Esta teoría era conocida por los pensadores de la época y contemplada como una hipótesis válida; sin embargo, la Iglesia no permitía su difusión. Cuando en 1632 Galileo publica su «Diálogo de los Massimi sistemi» contraviniendo las indicaciones de la Iglesia es requerido por la Inquisición, que lo juzga a pesar de contar ya con 70 años de edad. Allí se le condena a prisión perpetua y se le conmina a que abjure de sus ideas, tras lo cual, la pena le es conmutada por arresto domiciliario de por vida.

Está muy discutido si en realidad Galileo pronunció aquellas palabras en presencia del tribunal cuando todavía no gozaba de libertad y contradecían la abjuración que acababa de realizar, lo cual hubiera supuesto un grave desafio; pero en cualquier caso, la frase simboliza la tenacidad de la evidencia científica frente a la censura y la perseverancia del científico frente a los argumentos de autoridad. Es el paradigma de la Revolución Científica.

Efectivamente, eppur si muove.

Anuncios

15 octubre 2011 - Posted by | Ciencia, Curiosidades, Frases y Citas | ,

1 comentario »

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Eppur si muove Galileo Galilei Eppur si muove. Y sin embargo se mueve. Es la frase que, según la tradición, Galileo Galilei pronunció entre dientes tras retractarse de su teoría heliocéntrica ante un tribunal de la Santa Inqu…..

    Trackback por Bitacoras.com | 15 octubre 2011 | Responder


¡Deja un comentario y comparte tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s