errantes en gris

para los que no están perdidos

‘Mi carta a los Reyes Majos’ por Walker

Mañana víspera de Navidad y los más rezagados aun estamos sin escribir la carta a los Reyes Majos (sí, con j). Aunque yo hace años que se la escribo a Papá Noel, que aunque tiene menos encanto que los Reyes llega antes con los regalos y tenemos más tiempo para trastear con ellos.

Cada año que pasa soy más malo pero debe haber alguien que le habla bien a SS.MM. (o a San Nicolás) porque me siguen cayendo cosas a pesar de todo. Eso si, nunca les ha faltado agua y algo de comer para los camellos y unas copitas para ellos.

Un año más escribo mi carta esperando que no se confundan de persona porque siempre hay algún regalo que me dejan que no me corresponde pero qué se le va a hacer, se ve que es cosa de la edad…

¿Quieres saber que le voy a pedir yo a los Reyes Majos? Sigue leyendo.

Seguir leyendo

23 diciembre 2010 Posted by | Curiosidades, Geek, Internet, Libros | 1 comentario

24symbols – El Spotify de los libros

A estas alturas ya estaremos todos de acuerdo en que Spotify ha revolucionado el mundo de la música y la forma en la que la entendemos. Partiendo de un concepto tan sencillo en apariencia como puede ser permitir la reproducción de las canciones que  el usuario desee sin ningún tipo de restricción y apoyado en un amplio (aunque desgraciadamente incompleto) catálogo ha sacado adelante un proyecto sólo soportado por un poco de publicidad no invasiva y que puedes eludir si estas dispuesto a pagar un poco.

Con esta misma idea, pero aplicada al mundo de las letras, un grupo de ingenieros españoles nos trae 24symbols.

Aunque todavía no es más que una quimera, que espera estar lista en una primera versión privada a finales de año y en una primera versión pública para marzo de 2011, promete interesantes propuestas que, de triunfar, cambiarían el mundo de los libros.

Se ofrecen como  una solución para leer y compartir libros digitales, que funciona en cualquier dispositivo de lectura con conexión a Internet (eReaders, smartphones, iPad, portátiles…) y que permitirá a cualquier usuario «disponer de un catálogo internacional y multi-editorial de contenido».

Al igual que en el caso de Spotify, a través del modelo free  los usuarios podrán leer gratis a cambio de algo de publicidad contextual no intrusiva, y con modelo premium se podrá disponer de funcionalidades avanzadas y lectura sin conexión mediante una cuota de suscripción.

Lo cierto es que estoy deseando poder probarlo.

¿Y a ti qué te parece? ¡Déjanos un comentario!

Vía| abc

11 noviembre 2010 Posted by | Geek, Internet, Libros | 2 comentarios

Biblioteca Digital Mundial

La Biblioteca Digital Mundial (The World Digital Library) es un ambicioso proyecto, impulsado por la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. con el apoyo de la UNESCO, que nace en 2009 con el objetivo de poner al alcance de cualquiera obras de gran importancia de distintas culturas.

Sus pilares son cuatro:

  • Promover el entendimiento internacional e intercultural;
  • Ampliar la cantidad y la variedad de contenidos culturales en Internet;
  • Facilitar recursos a los educadores, estudiosos y el público en general;
  • Permitir a las instituciones asociadas reducir la distancia digital dentro de y entre los países.

Un aspecto interesante de la biblioteca es que no solo incluye libros, sino también manuscritos, mapas, partituras, grabaciones, películas, grabados, fotografías, dibujos arquitectónicos… todos ellos de gran valor. Por ejemplo, podemos encontrarnos con la Declaración de Independencia de Estados Unidos, una de las primeras grabaciones de La Marsellesa o una película de los emigrantes llegando a la isla de Ellis, entre otros.

La exploración de la biblioteca además es muy sencilla y nos permite seleccionar según lugar, época, tema, clase de artículo e institución colaboradora. Por si ello fuera poco, todo el sitio web es accesible en siete idiomas distintos: árabe, chino, inglés, francés, portugués, ruso y español; aunque las distintas obras se ofrecen en su lengua original.

El concepto de Biblioteca Digital es una idea que va ganando terreno poco a poco, por la gran accesibilidad que ofrece a las distintas obras, su universalidad y el hecho de que permite acceder a las obras sin que ello implique su deterioro, sobre todo cuando se trata, como en este caso, de valiosos ejemplares. En mi opinión particular es un concepto muy interesante que quizás necesite un poco más de tiempo, unificar formatos (y bibliotecas) ya que hay numerosos proyectos, y en muchos casos (también incluyo a la Biblioteca Digital Mundial, aunque intuyo que es cuestión de tiempo) aumentar el catálogo.

Enlace| Biblioteca Digital Mundial


Otras Bibliotecas Digitales:

13 agosto 2010 Posted by | Internet, Libros | 1 comentario

Asnos estúpidos de Isaac Asimov

Soy un fervoroso defensor de la energía nuclear. La eficacia y eficiencia de esta fuente de energía es indiscutible frente a otras verdes y la mala fama adquirida proviene de la investigación militar, no civil. Otro de los motivos de su mala imagen es el desafortunado accidente de Chernóbil (claro, que por motivos de intereses varios no se recuerda que el fallo fue humano, ya que los técnicos de dicha central se saltaron premeditadamente el Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética para realizar una prueba).

En esta entrada no pretendo defender la energía nuclear sino compartir con vosotros un relato de Isaac Asimov relacionado con el asunto. La breve historia, que se encuentra dentro de la recopilación de cuentos Compra Júpiter (1975) tiene un mensaje simple y directo que no voy a analizar ya que cada uno debe hacerlo por si mismo.

Espero que os guste tanto como a mí.
 

 

Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federación Galáctica. En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados con anterioridad: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biofísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño nunca se había tenido que tachar ninguno de los nombres anotados.

En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantó la vista al notar que se acercaba un mensajero.

-Naron -saludó el mensajero-. ¡Gran Señor!
-Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias.
-Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez.
-Estupendo, estupendo. Hoy en día ascienden muy aprisa. Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son?

El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión.

-Ah, sí -dijo Naron-, Lo conozco. -Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes.

Escribió, pues: La Tierra.

-Estas criaturas nuevas -dijo luego- han establecido un récord. Ningún otro grupo ha pasado tan rápidamente de la inteligencia a la madurez. No será una equivocación, espero.
-De ningún modo, señor -respondió el mensajero.
-Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto?
-Sí, señor.
-Bien, ése es el requisito -Naron soltó una risita-. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación.
-En realidad, señor -dijo el mensajero con renuencia-, los observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio.

Naron se quedó atónito.

-¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial?
-Todavía no, señor.
-Pero si poseen la energía termonuclear, ¿dónde realizan las pruebas y las explosiones?
-En su propio planeta, señor.

Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó:

-¿En su propio planeta?
-Si, señor.

Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable, como nadie, en la galaxia.

-¡Asnos estúpidos! -murmuró.

24 julio 2010 Posted by | Ciencia, Libros | 2 comentarios

El libro de los conejitos suicidas

The Book of Bunny Suicides: Little Fluffy Rabbits Who Just Don’t Want To Live Any More (2003) es el bonito título de una colección de imágenes y tiras de humor negro de Andy Riley. Este autor británico es caricaturista, escritor de comics y guionista de televisión pero yo, sin lugar a dudas, me quedo con su faceta como dibujante.

He elegido este libro, el primero de esta temática, no solo porque me parezca graciosísimo sino porque es el que le ha dado la fama en el mundo editorial. El libro es un compendio de imágenes y pequeñas tiras que retratan las diversas maneras en que deciden quitarse la vida los protagonista, algunas de ellas muy simples (aunque eficaces) hasta otras muy elaboradas o de altos vuelos.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Seguir leyendo

24 junio 2010 Posted by | Humor, Libros | 1 comentario